María Rozalén es una albaceteña nacida en el 86 y criada en la localidad de Letur, en la sierra del Segura. Cuando María canta, algo se puede adivinar del vergel provocado por la abundancia de la misma agua que enamoró a los árabes cuando decidieron vivir en ese paraíso de la provincia de Albacete. Canta desde niña, porque su madre le cantó siempre y muy bien. Su instrumento natural es la bandurria y algo anida todavía en ella de este bello instrumento.

En 2011 llegó a Madrid para estudiar un máster en musicoterapia después de estudiar psicología en Murcia. Empezó por donde empiezan todos, tocando en El Rincón del Arte Nuevo y Libertad 8. En 2012 publicó de manera independiente su primer disco Con derecho a, producido por el sevillano Ismael Guijarro. Una noche de septiembre de 2012 lanzó su primer videoclip, 80 veces, en el que participa con su compañera Beatriz Romero que traduce (o baila) en lengua de signos. Esa primera noche el video tuvo 10.000 visitas. Enseguida las multinacionales se interesaron por su talento y su auténtica naturalidad. Sony y RLM la ficharon y realizó más de 200 conciertos en año y medio. Su público abarca más que el trivial, de 0 a 100 años y esto es algo que no se persigue, ni se diseña. Ocurre por arte de magia, por su arte.

Ahora presenta por primera vez en Extremadura su segundo disco, Quién me ha visto, una gira que inició con éxito hace unos meses y con la que no para de cosechar éxitos. Un gran paso adelante, sobre todo porque está creciendo, porque no es tan ingenua y es de agradecer que no se haya agarrado a lo que sabe que funcionó, que no se haya instalado en esa zona de confort que generó con sus primeras canciones. En este segundo disco camina, como una vida rica, de un lugar a otro, silbando melodías más que sugerentes. Y en este sendero le acompañan un elenco espectacular de músicos, muchos de ellos de los de toda la vida. Muy especiales son las aportaciones de Álvaro Gandul, Carlos Fesser y Samuel Vidal.

 
Puedes consultar nuestro Pressbook:

Puedes descargarlo aquí.